3 may. 2016

La pesadilla de elegir cole (I)

Este año nos toca elegir cole porque nuestro ranín cumple 3 añitos y pasará al primer curso de educación infantil del segundo ciclo. 
Hasta ahora estaba perdida con las diferencias entre el sistema educativo que conocí (EGB-BUP-COU) y el actual, pero no hay nada como tener que buscar colegio para ponerse al día.  Este es un gráfico simplificado:

comparativo sistemas educativos España
Comparativo cursos sistemas educativos 1970 y actual

Volviendo a la elección de cole ¡Parece mentira lo complicado que puede llegar a ser! ¡Cuántos factores existen! que si la distancia a casa (o al trabajo), que si público, concertado o privado, ¿religioso?, ¿bilingüe?, metodología pedagógica, tamaño del cole, instalaciones, que contemple todo el ciclo educativo o sólo parte del mismo, horarios, actividades, precio, recomendaciones y opiniones de otros papás, rankings de colegios, promedios de pruebas oficiales, pffffffff.... ¡un mundo!

Es imposible encontrar el cole perfecto porque son demasiadas las variables, por lo que al final tuvimos que escoger las 3 ó 4 más relevantes y centrarnos en ellas, y no dejarnos llevar por los cantos de sirenas de factores secundarios (siempre respecto a las prioridades marcadas por cada uno). 
En nuestro caso, finalmente nos decantamos por estos factores como los determinantes: cercanía, metodología pedagógica, satisfacción global de los padres que llevan a ese colegio a sus hijos y coste económico.

CERCANÍA: Al principio no nos parecía tan relevante, pero tras pensar las implicaciones, se posicionó en primer lugar. Un colegio cerca de casa permite aprovechar mucho más el tiempo, evitando traslados que en una gran ciudad pueden suponer hasta una hora por trayecto (no olvidemos que la hora de entrada y salida de los colegios es hora punta), y para niños de 3 años es muchísimo tiempo; también facilita la conciliación porque se aprovecha más el tiempo y no es necesario tanto margen para llegar a los sitios; los amiguit@s del niño serán en su mayoría vecinos y eso también ayudará a compaginar muchas actividades que se hacer fuera del horario escolar (cumpleaños, relacionarse fuera del cole con los otros niños y sus padres, cuando son más mayores el quedar para hacer trabajos de clase,...). Vamos, que si va a un colegio en otro barrio, sus amiguit@s vivirán en otro barrio, lo cual para nosotros es una pega.

METODOLOGÍA PEDAGÓGICA: la verdad es que cuando algo se pone de moda, lo encontramos hasta en la sopa, con lo que al final no parece haber tanta oferta porque todos hacen (o dicen hacer) lo mismo. Lo que hemos comprobado es que ahora está de moda la metodología por proyectos y la inteligencia emocional. Yo, que estudié con el llamado método clásico o tradicional (profesor que da clase magistral y después se hacen ejercicios y exámenes de cada tema hasta que se cubre un programa), soy ajena por completo a los Proyectos en el colegio, pero básicamente es una metodología basada en la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner que busca que el niño sea el centro de su propio aprendizaje, su motivación e implicación, abordando los temas tratados en cada proyecto desde diferentes perspectivas, para que cada niño pueda descubrir su mejor estrategia de aprendizaje. 
Es interesantísimo, y la verdad es que me han convencido de sus bonanzas, pero ¿aplican del mismo modo este sistema todos los coles que dicen tenerlo implantado? Pues mi sensación es que no, por lo que he podido deducir de mis visitas a diferentes colegios y tras varias jornadas de puertas abiertas, hay colegios que lo tienen implantado en el 100% del curriculo, y otros que lo tienen implantado a un 70%, otros que lo van a empezar a implantar el año que viene,... Y en esto, como en todo en la vida, la experiencia es un grado. Me fío más de un colegio que lo lleva aplicando 10 años y lo tiene implantado completamente (esto es sencillo de averiguar, si es así no tienen libros de texto y trabajan con materiales propios elaborados por el profesorado ad hoc para cada nuevo proyecto) que de otro que aún tiene libros de texto y están empezando con la metodología por proyectos y aun no tienen suficiente experiencia (es posible que los profesores estén formándose en la misma).
También está de moda incorporar la inteligencia emocional en el colegio. Esto es algo que nunca está de más porque ayudará durante toda la vida a los niños, y cuando sean adultos. Aprender a conocer e identificar las propias emociones y las de los demás, a empatizar, resolver conflictos, lidiar con la frustración,... Todas esas son herramientas que a más de uno nos hubiese gustado que nos hubiesen enseñado a manejar desde niños.

OPINIONES DE OTROS PADRES: Siempre habrá gente que hable bien y que hable mal de un mismo colegio, cada uno según su propia experiencia. El cole perfecto no existe, y como cada uno tenemos unos valores y unas prioridades diferentes, obviamente lo que para unos es bueno para otros puede ser malo, pero si la mayoría de padres te hablan de lo contentos que van sus hijos a un colegio, y de la implicación del profesorado o la dirección, entonces, no deben hacerlo demasiado mal, ¿verdad?. Si tenéis la suerte de encontrar un cole del que casi todas las opiniones son muy buenas, entonces yo lo considero un gran colegio. Si hay mitad, mitad,... hmmmm...habrá que investigar un poco más sobre ellas y ver si el perfil de padres coincide con el nuestro o son diferentes. Un poquito de sentido común, habrá que valorar más las opiniones de papás que tengan una forma de pensar más parecida a la nuestra que otros papás con otra escala de valores.

COSTE ECONÓMICO: Este punto es obvio. Por mucho que nos guste un colegio, tenemos que poderlo pagar, y hay que pensar cuántos hijos tenemos o queremos tener, porque no vamos a llevarles a diferentes colegios, tendremos que poder pagar el mismo colegio para todos. Y hay que prever contratiempos económicos, más en la situación actual, porque si nos quedamos en paro, por ejemplo, veremos muy mermados nuestros ingresos, y la educación de los hijos es un gasto que se prolonga durante muchos años en el tiempo.

Con esos puntos claros, hemos podido escoger el colegio que creemos se adaptará mejor a nuestras necesidades y esperamos que a las de nuestro ranín. Aunque todo sea dicho, la intuición y la primera impresión siempre juegan un papel importante, aunque no sepamos decir exactamente en qué medida.

La segunda parte, y no por ello menos importante, es conocer las probabilidades reales de conseguir plaza en ese colegio, y pensar un plan B por si al final no hay suerte y no se consigue la plaza, pero esto lo abordaré en una segunda parte "La pesadilla de escoger cole (II)".

Y para tí, ¿que criterios han sido los principales a la hora de buscar colegio? ¿Te ha resultado fácil escoger? ¿Van tus hijos al colegio que querías? ¿es cómo te esperabas o te has encontrado con alguna sorpresa? ¿alguna recomendación que consideres importante?




No hay comentarios :

Publicar un comentario